Salud e Higiene con tu ropa de hogar

salud e higiene con tu ropa de hogar

Mantener unas buenas condiciones de salud e higiene con tu ropa de hogar es fundamental si queremos alargar al máximo su vida útil e imprescindible en el caso de que tengamos cualquier tipo de alergia o queramos evitar la aparición de insectos y otros elementos perjudiciales.

Uno de los aspectos que muchas personas pasan por alto a la hora de cuidar su ropa de cama y demás textiles del hogar es lo necesario que es saber cómo guardarlas adecuadamente. Tras el cambio de estación y al mudar la ropa de cama y demás enseres muchos se echan a perder por no haberlos almacenados adecuadamente.

¿Te ha pasado alguna vez? Tras el invierno has guardado las mantas, sábanas y otras prendas de abrigo y al ir a sacarlas la temporada siguiente te encuentras con que están amarillentas, tienen humedad o han sido presa de los ácaros. Este problema es más habitual de lo que crees y la solución pasa por mantener una buena salud e higiene con tu ropa de hogar. 

En este post te contamos todos los trucos para cuidar todos los textiles de tu casa y te ayudamos a alargar al máximo la vida útil de tus juegos de sábanas, mantas, juegos de toallas y demás productos del hogar como los manteles de tela o la ropa de bebé.

¿Por qué lavar la ropa de cama y ventilar los cuartos?

Lavar la ropa de cama antes de guardarla es imprescindible. Ya sea para tener siempre una muda de repuesto a mano o para hacer el cambio de verano a invierno y viceversa, tenemos que asegurarnos de que siempre está bien limpia y completamente seca antes de meterla en el armario o guardarla en un cajón.

El principal motivo es para evitar la humedad y los malos olores pero también es una cuestión de salud. Lógicamente, nuestra ropa de cama se ensucia con el uso por lo que es totalmente antihigiénico guardarla sin haberla lavado antes. Por otro lado, la suciedad puede ir deteriorando las sábanas y demás enseres si las dejamos sin lavar durante un tiempo; haciendo que aparezcan manchas que después nos costará muchísimo eliminar.

Ventilar el cuarto en el que tendamos la ropa es la mejor forma de evitar malos olores en nuestra ropa mientras se seca. Especialmente en el caso de la ropa de cama que más tarda en secarse como las mantas y edredones o con las toallas y albornoces.

Un truco: Para acabar de secar estas prendas y que además te resulte más sencillo guardarlas prueba a darle un par de pasadas con la plancha. Este tip es especialmente útil con todos los textiles del baño, incluidas las alfombras de baño.

Los símbolos de cuidado de la ropa

A la hora de lavar cualquier tipo de textil en nuestro hogar es muy importante tener en cuenta todos los símbolos que aparecen en su etiqueta. De esta forma podemos garantizar que no se estropeará durante el lavado y prevenir accidentes como que tiña otras prendas.

Principalmente encontraremos cinco tipos de símbolos en la ropa con diferentes leyendas:

Etiquetas del cuidado en lavado de ropa

  • Lavado: Tiene forma de una especie de cubo con agua. Si tiene un número dentro lo que nos está indicando es la temperatura máxima a la que lo podemos lavar. Mientras que, si vemos el símbolo con una mano significa que no podemos meterlo en la lavadora y tendremos que lavarlo a mano.
  • Secado: Tiene forma de cuadrado y nos puede indicar o bien la forma de colocarlo para tenderlo o si se puede usar secadora y cómo. En el primer caso veremos el cuadrado con unas líneas que indican el sentido en el que ha de tenderse. En el segundo tendremos un cuadrado con un círculo dentro, por ejemplo si este está tachado significa que no podemos meter la prenda en la secadora.
  • Planchado: Tiene forma de plancha, si está tachada significa que no puede planchar mientras que los puntos indican la temperatura que admite la prenda.
  • Limpieza en seco: Tiene forma de círculo con diferentes letras. Por ejemplo, tachado significa que no admite esta limpieza y si tiene una A es que puede hacerse con cualquier tipo de disolvente.
  • Cloro: Un triángulo indica que puede utilizarse y si está tachado es que no se puede.

Cómo cuidar la ropa de la humedad

Además de secar adecuadamente la ropa antes de guardarla en el armario o cajón si queremos prevenir la humedad también tenemos que asegurarnos de que esta tiene el espacio suficiente para “respirar”. Hay que evitar amontonar la ropa y doblarla siempre correctamente para que ocupe el menor espacio posible.

Un truco: Si tienes mucha ropa de cama que almacenar y poco espacio valora la opción de hacerte con bolsas que te permitan envasarla al vacío. Además, para que huela mejor, valora incluir en el armario una rama de eucalipto o una bolsita con pétalos de flores.

Protege la ropa de ácaros e insectos

La mejor protección contra los ácaros e insectos es una limpieza adecuada. Asegúrate de lavar tus prendas a alta temperatura (siempre que lo permitan) antes de guardarlas para eliminar cualquier riesgo de ácaros y otros pequeños insectos.

Además, hazte con bolsitas antipolillas y distribúyelas por todos los compartimentos que organices; desde dentro del propio armario hasta en cada caja o bolsa.

Un tip: Valora comprar textiles que sean hipoalergénicos y cuenten con una composición que prevenga la aparición de ácaros.

 

Ahora que sabes cómo cuidar al máximo tu ropa de hogar es el mejor momento para renovarla. Echa un vistazo a nuestra tienda online o pásate por nuestras tiendas físicas y encuentra los mejores productos a precios económicos. Además, recuerda que resolvemos todas tus dudas a través de nuestro formulario de contacto. ¡Te esperamos!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *