Qué es una chichonera de cuna: La protección adecuada para tu bebé

Qué es una chichonera para cuna

¿Sabes qué es una chichonera de cuna? Si estás esperando un bebé te interesa comprar este accesorio fundamental para que tu peque pueda descansar en su cunita con total seguridad y sin riesgo de hacerse daño con el cabezal o los barrotes.

En Hipertextil te ayudamos escoger la ropa de cama para tu bebé dándote los mejores consejos para escoger el protector de cuna, las sábanas, mantitas o arrullos ideales para el rey o la reina de la casa. Compartimos nuestros conocimientos y experiencia en textiles y accesorios para el hogar para ayudarte a elegir lo mejor para ti y para tu peque y, además, ¡te los ofrecemos al mejor precio!

En nuestros establecimientos y en nuestra tienda online podrás encontrar la mejor selección de productos para casa y todos los textiles y accesorios que no pueden faltar en cualquier hogar a precios irresistibles. ¡Ven a conocernos o visita nuestra web! Pero antes, lee nuestro artículo para descubrir qué es una chichonera de cuna, para qué sirve y qué tienes que tener en cuenta para elegir la mejor opción para tu bebé. ¡Quédate con nosotros!

Qué es una chichonera para cuna

chichonera de cuna

Las chichoneras de cuna o protectores de cuna son unos accesorios fundamentales para garantizar la máxima seguridad para tu bebé mientras descansa en su cunita. Son unos protectores acolchados que se colocan en el interior de la cuna para evitar que el o la peque se haga daño si se mueve mientras duerme.

Estos protectores recubren la zona de la cabeza y los laterales. Además de ser una barrera de protección también sirven para evitar que la cabecita del bebé pueda colarse a través de los barrotes.

¿Hasta qué edad utilizar una chichonera de cuna?

Muchos papás y mamás dejan las chichoneras de cuna puestas hasta que el o la bebé deja de usar la cuna. Sin embargo, lo más recomendable es retirarlas cuando estos tengan unos ocho o nueves meses de edad ya que es el momento en el que empiezan a ponerse en pie, incluso cuando están dentro de la cuna.

Los bebés se sirven de los barrotes de su cuna para agarrarse y así pueden empezar a levantarse y mantenerse erguidos, fortaleciendo sus piernecitas. Por esa razón, se recomienda retirar las chichoneras cuando empiezan a ponerse de pie.

Si te preocupa que el o la peque se haga daño durante la noche siempre tienes la opción de retirar las chichoneras mientras esté con vigilancia y colocarlas para dormir.

Para qué sirve una chichonera de cuna

Aunque el principal objetivo de las chichoneras es ofrecer una mayor seguridad para los bebés mientras están en la cuna, también tienen otras funciones. ¡Te contamos para qué tres cosas sirve un protector de cuna!

Barrera contra los golpes

Los bebés, especialmente cuando son muy pequeñitos, suelen moverse de forma brusca y sin control porque todavía están desarrollando su sistema motriz. La chichonera sirve como una barrera suave y acolchada que permiten que el o la bebé pueda moverse a su gusto sin correr el riesgo de que se haga daño.

Decoración para la cuna

Puedes comprar chichoneras de muchos colores, lisas y con estampados divertidos. ¡Incluso puedes combinar protector de cuna y edredón para que la cunita se vea mucho más bonita!

Seguridad para dormir a pierna suelta

La función principal de los protectores de cuna es ofrecer un extra de seguridad para tu bebé mientras descansa. Cubrir los barrotes de la cunita durante sus primeros meses de vida es fundamental para prevenir cualquier tipo de accidente y te ayudará a descansar con las tranquilidad de saber que tu bebé está seguro y protegido.

Características a tener en cuenta antes de comprar una chichonera de cuna

Ya sabes qué es una chichonera de cuna y por qué la necesitas. Te ayudamos a escoger la tuya contándote qué tienes que tener en cuenta antes de escogerla:

  1.  Sujeción a la cuna: Mide tu cuna para asegurarte que el modelo que estés escogiendo encajará bien. Recuerda que no puede haber huecos en los que el o la peque pueda meter los bracitos o la cabeza.
  2. Solo opciones lisas: No escojas protectores con corchetes, botones o cualquier protuberancia. Corres el riesgo de que el bebé se haga daño con ellos o los rompa y se los pueda tragar.
  3.  Detalles del acolchado: Escoge opciones blanditas pero no excesivamente mullidas para garantizar que se mantengan firmes y lisas en todo momento.
  4. Fáciles de limpiar: Un básico a la hora de escoger cualquier producto de puericultura. ¡Mejor si se puede meter en la lavadora!

¿Te queda alguna duda? Recuerda que, si lo necesitas podemos ayudarte a escoger la opción perfecta para ti. ¡Contacta aquí!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *