Guía de edredones Hipertextil IV- Tipos de tejidos y acabados

tipos de tejidos y acabados edredones

Seguimos con el siguiente capítulo de nuestra guía de edredones Hipertextil para ayudarte a encontrar tu edredón nórdico ideal. En esta ocasión, te explicamos todo lo que necesitas saber sobre los diferentes tipos de tejidos, confecciones y tipos de acabado y cómo estos afectan a las propiedades de estos productos.

En entregas anteriores te explicamos por qué el interior de tu edredón nórdico importa y te detallamos todas las claves sobre los rellenos naturales y sintéticos. También te hemos contado qué tienes que tener en cuenta para escoger el tamaño ideal de tu edredón en función de tus gustos y necesidades. En esta ocasión nos centramos en la parte exterior de los edredones, también muy importante porque es la que estará en contacto con tu piel cuando duermas. Además, a esta capa se le pueden aplicar diferentes tratamientos centrados necesidades concretas para mejorar sus prestaciones.

¿Quieres saberlo todo sobre los diferentes tipos de tejidos, confección y acabados del edredón nórdico? ¡Pues sigue leyendo!

Microfibra acabado aloe vera o tacto seda

Los edredones nórdicos de microfibra con acabado aloe vera, también conocidos como con efecto tacto seda, destacan por tener un tratamiento final que aprovecha las maravillosas propiedades medicinales de esta planta.

El tejido de microfibra ALOE VERA-Fabric ™ tiene un acabado final que proporciona propiedades excepcionales a la tela. El tejido contiene un 3% de extracto de la planta medicinal Aloe Vera. El extracto de Aloe Vera actúa como un purificador natural. Alivia el dolor, como el de los músculos, las articulaciones, etc. Tiene propiedades bactericidas cuando se aplica en altas concentraciones durante varias horas en contacto directo con las bacterias.

Estos productos están especialmente recomendados para personas con la piel sensible y, gracias a su suavidad especial, pueden ser utilizados sin funda sin miedo a sufrir reacciones.

planta de aloe vera

Los edredones de microfibra con acabado aloe vera cuentan además con una tecnología Ecolofil Feather Touch que les ayuda a recuperar su forma como lo harían aquellos que emplean tejidos naturales.

El tejido repele la humedad y el frío del exterior, un gran número de poros permiten una fácil evaporación del sudor. Tiene la propiedad de refrescar durante las noches cálidas, y si tienes frío en cambio, calienta. Tiene excelentes propiedades antibacterianas y antialérgicas.

Algodón y algodón 220 hilos

El algodón es uno de los mejores acabados para el exterior del edredón nórdico y es especialmente apreciado por su resistencia a la humedad corporal y de extremada suavidad al contacto con la piel.

En el proceso de fabricación de edredones de plumas, la tela se teje con un número de hilos de al menos 200. Cuanto mayor sea el número de hilos, más fino y ligero es. Cuantos más hilos haya en un metro, más fuerte y denso se vuelve.

Necesitamos una tela más fuerte y densa para mantener calientes nuestros edredones de plumas. El algodón es ideal para esto porque se seca rápidamente y tiene la capacidad de regular la temperatura. Al usar algodón, podemos asegurarnos de que nuestros edredones se mantengan ligeros y esponjosos.

tejidos de algodón enrollados

Existen diferentes opciones de acabados que emplean algodón, desde edredones que combinan este material con otros textiles como el hilo de poliéster a propuestas de la más alta calidad como las de algodón de 200 hilos.

Los edredones con acabado de algodón de 200 hilos destacan por haber sido tejidos con finos hilos que se entrelazan entre sí creando una superficie extremadamente suave y encantadora al contacto con la piel. Estas opciones tienen además un color blanco mucho más intenso y duradero. Al ser 100% algodón ofrecen además un buen equilibrio térmico, son fresquitos en verano y acogedores cuando bajan las temperaturas.

Pesos y estacionalidad

Un aspecto clave a la hora de escoger un edredón nórdico es su gramaje, que determina su peso y capacidad calorífica. Cuanto mayor sea el gramaje más calor proporciona, por lo que este factor es determinante para saber cuándo podremos utilizar nuestro edredón nórdico.

En estaciones frías lo más recomendable es utilizar gramajes siempre por encima de los 250 gr, siendo los más recomendables los de 300 y 400 gr. Mientras, en los meses más calurosos podremos utilizar los de menor gramaje, de 100 gr.

También podemos optar por edredones cuatro estaciones o, dicho de otro modo, los edredones dúo. Estos están compuestos por dos edredones desmontables de diferentes gramajes, habitualmente de 125gr y 250gr, que se pueden utilizar juntos o por separado en función de la temperatura que haga, necesitaremos un peso mayor durante los meses más fríos.

En primavera y otoño, podemos utilizar solo uno, dependiendo de la temperatura exterior. Puede elegir el más ligero, 125 gramos o 250 gramos, según la temperatura ambiente. Reservamos la opción más cálida para los meses más fríos, ajustando sus dos capas de manera uniforme con la ayuda de los automáticos. De esta forma, tienes una sola colcha de 375 gramos con una capa de aire en medio que ayuda al aislamiento térmico.

Propiedades: antiácaros, antibacterias, antihongos e hipoalergénicos

Cuando nos fijamos en los acabados del edredón nórdico, además de tener en cuenta los materiales con los que han sido fabricados o su confección, también debemos tener en cuenta sus propiedades añadidas que les otorgan un valor extra. Vamos a ver las principales y más importantes:

  • Antiácaros: Especialmente recomendados para personas alérgicas, los edredones antiácaros son especialmente transpirables y cuentan con un tratamiento que impide que se acumulen elementos nocivos entre sus fibras. De esta forma, se garantiza el máximo confort y se previenen alergias derivadas del polvo y ácaros.
  • Antibacterias: Los edredones nórdicos antibacterias cuentan con un tratamiento especial que evita el crecimiento en tejidos de bacterias, reduciendo la actividad de virus envueltos y reduciendo enormemente las posibilidades de contagio.
  • Antihongos: Los tratamientos antihongos de los edredones combaten la acumulación de humedad en los tejidos. De esta forma se evita que aparezcan hongos y malos olores.

Hipoalergénicos: Los edredones nórdicos hipoalergénicos son a su vez antiácaros, antibacterias y antihongos. Estos ofrecen una protección de barrera total ante cualquier tipo de elemento perjudicial para personas alérgicas y garantizan el máximo confort y descanso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *