Cómo usar el cojín de lactancia: para qué sirve y mejores posiciones

Encontrar la postura perfecta para dar el pecho a tu pequeño puede ser complicado, especialmente si eres una mamá primeriza. Pero, ¿sabías que el cojín de lactancia está diseñado justo para eso?

Y lo mejor de todo es que esa no es su única función. Es perfecto para colocar al bebé durante las primeras semanas y ayuda a dormir a la embarazada en los últimos meses. Te contamos cómo usar el cojín de lactancia, todos sus usos y sus tipos.

Cojín de lactancia: para qué sirve

cojin de lactancia

El cojín lactancia es un tipo de cojín que se caracteriza por tener una determinada forma diseñada para ayudar a la madre a sostener el bebé mientras amamanta. Esto permite tener una postura más correcta que facilite la lactancia, incluso tener uno o los dos brazos libres.

Además, evita el dolor de espalda o cuello de la mamá y aporta mayor seguridad al bebé. Es un accesorio de gran utilidad y se convierte en uno de los favoritos para la mayoría de madres gracias a sus facilidades. La lactancia es su uso principal, pero tiene más.

  • Favorecer una buena posición para la lactancia. Ayuda a conseguir una buena postura para el bebé y para la madre. Puedes utilizar el cojín para apoyar tus brazos, colocar al pequeño en una postura correcta y facilitar los primeros meses de amamantar.
  • Colocar al bebé. Al igual que los cojines antivuelco son ideales para colocarlos en la cuna y ayudar al pequeño a dormir en una posición segura, los de lactancia son de gran utilidad entre los 3-5 meses. Esto se debe a que puedes colocar a tu bebé en el medio, sostenido por los laterales del cojín y que su cabecita esté en una buena posición.
  • Ayudar a dormir a la embarazada. Durante los últimos meses de embarazo, dormir se convierte en misión imposible. Es habitual que las embarazadas se coloquen cojines normales en la espalda o entre las piernas, pero el cojín de lactancia es mucho más cómodo y útil. Permite dormir de lado, la postura aconsejada durante la gestación, evitando dolores y molestias.

Tipos de cojines de lactancia

Existen distintos tipos de cojines de lactancia según su forma y dureza. Los más habituales y populares son los que tienen forma de herradura o U que se adaptan a la cintura de la madre permitiendo colocar al bebé encima. Destaca por su resistencia, ser cómodo y muy práctico, incluso permite tener una mano libre para poder comer mientras tu pequeño amamanta.

Por otro lado, existe la alternativa de la almohada alargada, un cojín completamente abierto que permite utilizarlo durante la noche para cuando la mamá está embarazada y cuando nace el bebé para amamantar.

La dureza también es importante tenerla en cuenta, ya que existen modelos menos rígidos que otros, pero igual de cómodos.

4 formas de utilizar el cojín de lactancia

Cada mamá escoge la postura más cómoda para dar de mamar a su bebé, según la ocasión, cómo sienta su cuerpo o la más efectiva para su pequeño. Te contamos las formas más populares de usar el cojín de lactancia y evitar que las lumbares o cervicales se sobrecarguen.

Postura de cuna

La forma más habitual de utilizar el cojín de lactancia. La mamá está sentada y el cojín se coloca bajo los brazos, rodeando la cintura y apoyando al bebé en él frente al pecho. Es cómoda y permite tener libres las manos.

Postura balón de rugby

Esta postura es una de las más útiles para drenar los conductos de los pechos y prevenir obstrucciones. Puedes estar sentada o reclinada, apoyando el brazo y a tu bebé en el cojín.

En esta forma de usar, el cojín se coloca alrededor de tu cuerpo y la pierna el bebé por debajo de uno de tus brazos, haciendo que quede frente a tu pecho.

Dar el pecho tumbada

Recuéstate de lado en la cama y coloca el cojín bajo el bebé frente a tu pecho. Esta postura es muy cómoda para cuando estás cansada o tienes que darle de amamantar por la noche, ya que permite alzar al bebé para favorecer la lactancia sin tener que hacer fuerza con tus brazos.

Postura de agarre cruzado

Es una postura en la que el cojín es utilizado para que la mamá se acomode, colocándose detrás de la espalda, especialmente si tiene dolor en los riñones. De este modo, el bebé es apoyado en los brazos de la madre.

Ahora ya sabes cómo usar el cojín de lactancia, prueba lo cómoda que te sientes para dar de amamantar a tu pequeño y despídete del dolor de espalda al hacerlo. Tu bebé estará tranquilo y seguro. Puedes visitar nuestros establecimientos o comprarlo online sin salir de casa, disfruta de los complementos perfectos para ti y tu bebé con una excelente relación calidad-precio. Y si tienes dudas sobre cuál elegir, contacta con nosotros, ¡estaremos encantados de ayudarte!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *